Delipotis Mercadona: la ruina de mi persona

8:00 Posted In , , , , , Edit This 0 Comments »
Estimado Señor Supremo de Mercadona:

Llevo un mes de junio un tanto manirrota. O hedonista, llámelo usted como quiera; que aquello de dejarse llevar por el placer de cuidarse y ponerse mona (o al menos intentarlo) está muy bien, y más si es a unos precios como los que encuentro en sus supermercados.

Tengo, además, la suerte (no sé si buena o mala) de vivir junto a uno de estos Templos de la Tentación. Eso quiere decir que para las compras cotidianas, Mercadona es mi primera opción, aunque solo sea por la mera cercanía. ¿Qué sucede, pues? Que cada vez que me acerco a por yogures, pan o huevos, acabo pasando por la sección de perfumería (donde ya me conocen todas las muchachas que en ella trabajan) y rara es la ocasión en que no descubro algo nuevo por lo que me digo "hay que ver, Queen Beeuty, lo bien que quedaría esto en tu cuarto de baño y en tu cuerpo serrano". Y pico, claro que pico. Una y otra vez. Miro los tiques y leo "pan/gazpacho/ensalada fresca/esmalte uñas", por solo mencionar alguna de las combinaciones posibles.

Por eso, tengo que pedirle que pare. Pare usted de lanzar cosas tan atractivas y baratuelas que, irremisiblemente, se acaban cayendo a la cesta sin que yo pueda evitarlo. Pare usted de tratar de que todas las mujeres de este país (a excepción del País Vasco, donde ya podría usted espabilar y plantarle cara a Eroski) vayan estupendas, hidratadísimas, oliendo divinamente y con unas melenas que ya las quisiera la publicidad de Pantene. Pare usted de establecer acuerdos con empresas de prestigio para que todas podamos acceder a productos de calidad sin pagar un dineral por la publicidad que hacen o, simplemente, por el caché de un nombre que muchas veces no es más que eso. Pare usted de apelar a nuestra agonía de "porque yo lo valgo", que cada vez me cuesta más cara la compra, hombre.

O mejor dicho: no pare. Pues en realidad le estoy dando las gracias: no es oro todo lo que reluce, está claro, ni todos los productos son la panacea (la línea para pieles grasas es francamente mejorable, por ejemplo, y los aceites corporales se encuentran más baratos en otros sitios, por no mencionar los productos capilares que, salvo honrosas excepciones, se las traen). Con todo, en conjunto sigue mereciéndome la pena llegar a final de mes tiesa como la mojama, pero hecha un pincel.

Suya afectuosamente, 

Queen Beeuty.

P. D. Adjunto la imagen que da cuenta de las pruebas del delito:


De izquierda a derecha, y de arriba abajo:
- Champú de "a litro". No lo he probado aún, pero voy a darle una oportunidad tras leer numerosas buenas críticas. 1 euro.
- Leche hidratante autobronceadora. 2,35 euros.
- Leche hidratante luminosidad. Para las noches de verano queda tan mona... 2 euros.
- Desodorante para pies, que nunca viene mal. 1,80 euros.
- Esmaltes de uñas coral, turquesa, naranja y morado (el rosa no me lo traje porque tengo uno muy parecido de otra marca): 1 euro cada uno.
- Geles monogotas de coco y mora: 1,50 euros cada uno.
- Cepillo neumático para el pelo color "furcia": 1,60 euros.
- Sérum anticelulítico: 7 euros.
- Paleta de sombras, coloretes y labiales del día de la madre: 4 euros.
- Sombras Platinum en azul y verde: 3,90 cada una.
- Jumbos de labios rosa, albaricoque y frambuesa: 2 euros cada uno.

Pronto iré subiendo distintas reseñas sobre estos productos. 

¡Feliz jueves!